Macacha

UN ARCHIVO QUE NO SE BORRA


Dos rosas: Son en memoria de personas que ya no están conmigo y que quiero mucho. Tengo una corona que me arrepiento de hacerme. Me gusta pero me lo hice con una persona que hoy desprecio por todo lo que me hizo.

Luciano Zarate, 34 años. Albañil, barrio Libertador.

Soy muy cristiano, soy católico digamos, creo en todos los santos, me gustan los santos, tengo una mano santa, la mano de Dios con un rosario. Cuando voy y cuando salgo cuando voy a algún lado voy con él y si no regreso es porque bueno… ya tu sabes.

Karen, 25 años. Empleada doméstica,Villa Bosch.

El tribal de la cadera en la parte de atrás lo asimilé con mi vieja, es una flor hermosa.

Gonzalo Correa, 34 años. Camionero, barrio 9 de julio.

Me puse esa frase corte “la locura es un placer que solo el loco conoce “ me lo puse porque me encanta fumar y es algo que reconozco y dije “guau esa la tengo q tener yo nomás” y trákate. Hasta el día de hoy la tengo.

b
Rodrigo Pintos, 17 años. Estudiante, barrio 9 de julio.

Mi primer tatuaje fue el nombre de mi hija y ya hace como 10 años que lo tengo en el brazo izquierdo. El último fue el año pasado, un Goku que tengo en la pantorrilla y no me arrepiento de ninguno.

Julieta Gomez, 24 años.Empleada, barrio Lanzone.

Me arrepiento de una frase de Cafe tacuba qué me hice un por ex en el brazo.


René Molina, 29 años, operario de fábrica barrio de 9 de Julio.

Me tatué a la calavera con las cartas y dados porque me gustan las cartas, los juegos y todo. Eso y las flor de loto son las flores de la muerte. Yo soy de Chaca pero el que me tatuaba tenía solo los colores de boca para usar y fue.

Gonzalo, 34 años. Camionero, barrio 9 de julio.

Me gusta el de mi hija, una huella de su pie derecho. Más allá del tatuaje es algo que va a acompañarme toda la vida al igual que ella. Por más que no la vea, ella siempre está conmigo. La llevo en el brazo y en mi corazón. Todo lo malo que me pasa con mi hija, la vida me lo va a compensar.

René Molina, 29 años, operario de fábrica barrio de 9 de Julio.

Por mi, por mi hermana y mi mama me hice unos colibríes. Representa la libertad que logramos cuando cerramos una etapa de nuestra vida.

Alan,19 años. Empleado en taller un mecánico. Barrio 9 de Julio.

¿viste como cuando alguien quiere tatuarse y no sabe qué, y se hace cualquiera cosa? bueno, fue algo parecido.


René Molina, 29 años, operario de fábrica barrio de 9 de Julio.

texto y fotos por Lais Giovannini

Deja un comentario