Macacha

9 AÑOS DE IMPUNIDAD POR LA MASACRE DE CARCOVA

fotos: Evelyn Schonfeld + Facundo Nívolo / texto: Jesús Cabral

Familiares y sobrevivientes alzando carteles con las fotos de “pela” y “gordo”.

En el noveno aniversario de la Masacre de Carcova, familiares de las víctimas, vecinxs y movimientos sociales marcharon este lunes para pedir justicia. Se debe a que uno de los policías imputados, Gustavo Rey, fue absuelto por el Tribunal Nº 2 de San Martín y la querella reclama un nuevo debate oral porque considera que existen indicios suficientes para una condena.

Brigadas de arte urbano de San Martín realizaron intervenciones durante la movilización.


Alrededor de 3 mil personas concentraron en la estación de José León Suárez y marcharon unas veinte cuadras hasta el lugar donde se produjeron los asesinatos. Allí montaron un escenario, leyeron un documento en repudio a los hechos de gatillo fácil y los representantes de la iglesia compartieron unas palabras. Los raperos del barrio homenajearon a los chicos caídos bajo las balas policiales.

Cientos de jóvenes de Carcova y de barrios lindantes participaron de la jornada.

“Pasaron 9 años y aún no tuvimos justicia. Vamos a seguir luchando para que los jueces se den cuenta de que dejaron a un asesino suelto. Mis dos amigos fueron ejecutados por la policía y yo sobreviví de milagro. Queremos que hagan un nuevo juicio a Gustavo Rey. Ver a toda esta gente que nos acompaña me da fuerza para seguir adelante”, expresó a Tiempo Joaquín Romero, que recibió un escopetazo y estuvo internado en estado grave.

Franco Almirón “el gordo”.

El 3 de febrero de 2011, un tren de carga descarriló por problemas en las vías del ex línea Mitre. Ese día, la gran mayoría de los vecinos se acercaron a ver que podían recoger de la mercadería transportada y la Policía Bonaerense protagonizó una brutal represión con balas de goma y plomo.


Franco Almirón y Mauricio Ramos tenías 16 y 17 años cuando fueron asesinados.

Mucha gente de ese barrio vive de la recolección de residuos del CEAMSE. Justamente, los chicos asesinados eran cartoneros. Sin embargo, la policía y un sector del periodismo intentaron legitimar los crímenes argumentando que “eran unos delincuentes” y que los uniformados procedieron en forma correcta.

Las movilizaciones se realizan cada 3 de febrero desde 2011 y de forma ininterrumpida.

Tras lo ocurrido, los familiares de las víctimas recibieron el acompañamiento de movimientos sociales, organismos de Derechos Humanos, partidos políticos, organizaciones culturales que aún al día de hoy, luchan para que este caso de gatillo fácil no quede impune. 


Familiares y víctimas recibieron el acompañamiento de movimientos sociales, organismos de ddhh, partidos políticos y organizaciones culturales de San Martín.

En el juicio que se realizó en primera instancia se tuvo por acreditado que los policías excedieron los límites impuestos por la ley y violaron el protocolo de procedimiento de la propia fuerza a la que pertenecen.

Por el hecho sólo resultó condenado a 15 años y seis meses de prisión el ex instructor de tiro Gustavo Vega, de la Policía Bonaerense, por el intento de homicidio contra Joaquín Romero. Respecto de las muertes de los adolescentes Mauricio Ramos, de 17 años, y Franco Almirón de 16, la Cámara de Casación Penal ordenó que se realice un segundo juicio contra el policía Gustavo Rey, quien resultó absuelto por el beneficio de la duda en el primer juicio que se desarrolló en febrero de 2014. Este futuro debate oral aún no tiene fecha y es lo que se reclamó en la movilización que se realizó a 9 años de aquel 3 de febrero de 2011.

Deja un comentario