Macacha

Lola Bhajan, una madejita de Oro

Viene tocando en los recitales under del conurbano. Algunxs la pueden haber escuchado en La Plata, en Bolsón o Córdoba en alguna movida disidente. O por ahi, te cruzaste con sus #nudes en Instagram y te quedaste boquiabiertx. 

Sale el sol, sale la luna

La vida mía

Con su vajilla de plata

La vida mía

Hablar con Lola es también trazar una cartografía de las disidencias y reconocer la potencia de la autogestión. Hace dos meses publicó su primer libro: Lola Cruda, donde cuenta muchas de sus experiencias personales sobre la construcción de su identidad y la exploración sexual en los chats de encuentros. Por otro lado, a fin de año se estrenará ‘La vida Mía’, un documental sobre su vida realizado por el director platense Diego Leone. 


¿Cómo es tu relación con la música?

Con la música arranque hace cinco o seis años. Nunca me conforme con la música que había circulando y como también siempre fui muy afín a la tecnología, siempre tenia compu y con internet, pude escuchar musica de todo el mundo. Además, siempre me llamó mucho la atención la imagen y la forma que salen a cantar. No es que es que se puede salir así con cualquier cosa. Me gusta hacer musica como que tenga una presencia, como que diga acá estoy yo. Acá me planto.


Tus shows están cargados de cierto misticismo, sea desde la imagen o tu presencia. Qué es lo que te pasa a vos cuando subis a tocar?

Cuando  me subo a tocar, hay algo que baja y sale después la voz. Para mi el canto tiene mucho de eso, como que te baja algo… una entidad , una energía o como quieran llamarle, aunque no todas las veces pasa eso, por eso me gusta dar shows con públicos porque es ahí donde se da como esa especie de ritual, en ese ida y vuelta es donde yo siento que doy algo pero que después me vuelve. 


¿Cómo te definirías?

Como Lola, como bruja, como artista, como trava, no se… he sido muchas Lolas distintas. Socialmente y políticamente me identifico como una mujer trans, travesti. Tampoco es que se trata de ir tocar y hacernos las estrellas, osea es político, porque le estamos disputando espacios a los chongos. Pero al mismo tiempo eso, cuando estoy en familia o con mis amigos no es que me esté fijando. Después, soy yo… una persona que percibe.


¿En tus ancestros hay ascendencia nativa?

Tengo un abuelo que era portugués, negro,  proveniente de una región del norte de África, y por otro lado, tengo una abuela que era tucumana, y toda la familia de ese lado tiene rasgos indígenas.


¿Y era una familia en la que se hablaba de la importancia de los linajes?

Bueno mi familia es bastante atípica, porque mis padres eran sordomudos, eso es algo que te marca porque no es lo mismo tener padres sordos que tener padres oyentes, porque no participaban de las reuniones, como que siempre estaban excluidos de la familia, osea,  de chica en las comidas de navidad y eso, todo el mundo hablaba y a ellos no les daban bola, de hecho nunca nadie de la familia aprendió lenguaje de señas.


¿Vos soñabas con ser cantante?

Yo de chiquita quería ser famosa, quería llamar la atención, pero no sabía muy bien cómo, simplemente sabía que quería dar algo. Me gustaba mucho la estética, pero me faltaba un mensaje. Me acuerdo que de chica yo me encerraba en mi cuarto y escuchaba música en la compu, siempre estaba ahí haciendo alguna, con los videojuegos y los chats. Lo de cantar vino después, porque en esa época tenía una voz muy bajita, aguda y me daba verguenza hasta hablar, yo iba a una escuela católica y tuve que hacer un montón de ejercicios así de la proyección como para poder hacerme escuchar.


Las estrellitas del cielo
La vida mía
Forman corona imperial
La vida mía
Y solo en medio del campo
La vida mía
Vidala quiero cantar

Fueron muy difíciles esos años en la escuela me imagino…

Y yo era muy tímida, encima no jugaba al fútbol ni hacia nada de lo que querían hacer los nenes. Mi tía, que trabajaba ahí, siempre fue como una hada madrina para mi, y una vez vino y me dijo: – ¿Qué te dicen Maricón? y yo me moría de vergüenza, además yo no era un varón, yo desde los 3 o 4 años ya pensaba que era una nena, pero como no había información… era todo más difícil. Imaginate que en una escuela católica no te decían nada, era todo heterosexualidad y heteronorma y nada más, pero por suerte tuve siempre mujeres que me apoyaron, sobre todo algunas compañeras. 


¿Pudiste terminar la secundaria?

No, ni en pedo. Pase por muchos y nada me di cuenta que eso no era lo mío. No había algo que me contenga. Después tipo a los 22 años hice lo que en esa época era el nocturno y tampoco lo terminé, dejé en el último año, y de ahí me fui a una escuela de clown, en villa crespo. Ya desde los 16 años había hecho teatro, y eso me ayudo mucho tambien para poder conocer mi cuerpo, pero no pude continuar más que nada porque mi papá era un tacaño pero bueno  ahi empece todo un camino de conocer otras disciplinas como la danza o la actuación, hice un montón de cosas. 


¿Tuviste que empezar a laburar para bancar tus clases?

Mi primer trabajo fue en la empresa de un amigo de mi papá que era para coser carteras. Yo ya a los 16 años ya era bastante mostra, así que fui toda montada, con los pelos tipo el cantante de The cure (risas) y cuando me vio imaginate… mi papá le debe haber dicho  ‘mi hijo viene a trabajar’ ¡y de repente llegue yo y me miró con una cara! El tipo era era un explotador encima. No había pasado más de una hora que le dije ¿Puedo ir a comprar una Coca? y me fui a mi casa y me puse a llorar. Después superé eso, y me hice más autogestiva. Comencé a vender bijouterie en la feria de acá del parque Avellaneda, todos los fines de semana . Ahí también me curtí mucho más con la gente. De a poco, me iba aprendiendo a lookear, a estar más relajada.Pase mucho tiempo tapada. Un día me echaron porque no le daban los números, y yo me fuí a 11 y compré todo con 1000$ que tenía y me arme un puesto  de Bijou en Parque Patricios. Eso fue hasta la última época de Cristina, después empezó Macri y se fue todo a la mierda. 


¿Por qué  elegiste el nombre Lola Bhajan? 

El nombre de Lola Bajan surgió porque en una época hacía clases de yoga y mi amigo Diego, que es quien dirige la película que se va a estrenar en Noviembre, venía filmandome hace varios años, y como él es instructor de yoga, una vez me paso la pagina de kundalini yoga donde podías pedir tu nombre espiritual y de ahí viene Bhajan. Cuando lo recibí, me gustó. Su significado tiene que ver con la iluminación, con el canto devocional.


¿Qué es lo que te mueve a hacer este estilo musical?

En un momento, yo venía de haber flasheado con la  música africana y árabe. Me gustaban mucho esas escalas y esas voces. Un poco creo porque tenía cierta relación con mi abuelo y me puse a estudiar el idioma árabe. También justo yo estaba en una transición, me había cortado el pelo, y las primeras veces salía con Velo, no es que me había convertido al islam, sino que tenia mas inseguridad, como con el tema de la identidad que no me terminaba de gustar mi pelo corto y eso, pero como que iba probando. 

Tenía una amiga que  la conocía a Erica Garcia y empecé a tomar clases con ella. En ese momento no conocía el canto con caja, y siempre que iba a las clases, llevaba temas re distintos, llevaba uno de Liliana Felipe, otro de Sailor Moon, otro de Chavela, y me daba cuenta que ahi faltaba algo ¿porque estoy cantando?. 

Con la voz, yo no tenía ni idea que voz me iba a salir y Erica me acuerdo que las clases las daba en un espacio muy amplio, y entonces ella se alejaba y me decía que proyecte la voz, y a mi eso me re ayudó. 

Y luego como que me copé a investigar con la música que había acá, y dije a ver.. ¿que otro folclore hay que no sea el que todos conocemos? Ahí conocí a leda Valladares y la flashie. No sé cuál canción exactamente fue pero dije: ¿Qué es esto? y ahí me puse a descargarme todo. Y ahora soy ésta. No se cual seré mañana. 



¿Cómo es tu relación con las otras músicas trans?

A Susy Shock la conocí más íntimamente en los festivales del Bolsón, pero por ahi la vez que conectamos más fue en Ruinas igual que con Lorena Carpanchay que también hace canto con caja. Susy es una persona muy generosa, ella me fue invitando a hacer cosas juntas, al Cotorras y  al Xirú y así sucesivamente. Después conozco a otras trans pero que no hacen folclore. Con Paz Kumelen somos amigas y tenemos un tema juntas que todavía no se estrenó, que lo produjo Cristo Puschela. En el Bolsón, la vi por primera vez a la Santafecina Ayelén Beker que hace cumbia y cuando la ví la ame y a Sasha Sathya, que nos conocemos desde la época del fotolog, y hasta alguna vez nos hemos pasado fechas. 

Yo soy paloma del cerro
La vida mía
Que voy bajando a la aguada
La vida mía
Con las alita en turbio
La vida mía
Por no tomar agua clara
La vida mía


Para algunas identidades no hegemónicas les puede resultar un poco más difícil acceder a los circuitos de la música. A vos te pasó alguna vez de tener que comerte secuencias de discriminación por ser disidente?

La verdad que no, más allá de que yo siempre me moví en espacios alternativos.  Vengo tocando desde hace bastante con Enanomalhecho, él también es una marika, somos amigues y a todos lados que fuimos nos han tratado bien. Es como que las cosas en ese sentido, están cambiando un poco. Aparecen las ofertas, y yo se que hay gente a la que le puede tocar vivir algún rollo más hostil, pero a mi no me pasa.


Contanos un poco más sobre Lola Cruda, el libro que acabás de publicar con Milena Cacerola. ¿Son relatos eróticos?

No me gusta llamarlos eróticos, más bien son pornográficos, y a la vez hay experiencias de mi iniciación sexual cuando era menor. Mi escritura está muy inspirada en el Marqués de Sade. Hay relatos de experiencias de mi infancia y desde los 13 años que fue mi iniciación sexual en donde viví orgías y también situaciones con pedófilos, y obvio las historias son después mucho más copadas, como que hay historias de mi vida, pero en realidad lo que a mi me interesa es que haya un registro de una persona trans de esta época. 

Asique como y venía haciendo muchos post y contando estas historias en las redes, un día pregunté a ver que onda si alguna editorial quería ayudarme a hacer un libro, no por plata, sino porque le interese dejar plasmado el registro de una historia trava y me postearon un montón. Si embargo, recibí  una sola persona que me paso un telefono. Nos juntamos, le mostré los materiales y en dos meses sacamos el libro.


Y como lo podemos conseguir?

Me pueden escribir al face o al insta y arreglamos para encontrarnos, estos días estuve entregando en Flores, CABA y también por La Plata. 


¿En qué otros proyectos estás trabajando actualmente? 

Actualmente estoy trabajando un proyecto de dúo con Gaby Gap sobre repertorio folclórico, y me encantaría poder ir a tocar a lugares nuevos, tambien poder ir a presentar mi libro.


Bueno te esperamos pronto por San Martín entonces, y ojalá estos libros lleguen a las bibliotecas populares del barrio.

Ojalá, ¡Me encantaría!

Texto: Melisa Randev / Fotos y video: Facundo Nívolo

Deja un comentario