Macacha

ORION XL: MANO A MANO CON UN PAYADOR

¿Y tu nombre de pila cual es?

-Santiago Freiria, portugués, de abuelos esclavos traídos acá

¿De donde venís, de que barrio ?

-yo soy de la plata, de beriso, estoy a tres cuadras del rio

Bueno bienvenido a San Martín

Gracias, muchas gracias, en sanmar siempre se la pasa lindo

¿ Orión xl lo asocio de inmediato con la ropa ancha?

       En realidad, es un “extra lírico” por la poesía, todo es un poco forzado. Orión lo elegí porque me gustaba como firma, por una cuestión de mitología griega, era un gigante.  Un cazador cegado por su ambición, muchas cuestiones familiares de por medio también, cosas así medio en clave. El XL me lo puso mi productor jodiendo, había un chino xl en esa época en Nueva York. Todos jodiendo me decían: “chino xl, xl” y yo un poco para justificarlo le mande el extra lírico.

      ¿Cómo fue tu primer encuentro con el Hip-Hop?¿Cómo fue que te atrapo?

      Y lo mío es del año 2002, estaba un día andando en skate y justo me crucé a un grupo de b-boys. Los vi haciendo pasos de freestyle y pensé: capaz que me pongo a bailar y me sirve para el skate.

Cuando me puse a bailar y entendí que el hip-hop toda era una filosofía de vida, me pregunté: ¿Qué hago con la tabla? y me puse a bailar a pleno. Ya escribía, siempre escribí desde muy chiquito. En mi casa se escuchaba mucha payada, entonces se me disparaba el jopo y escribía en verso, pero no con la estructura del rap. Cuando llegó el rap de lleno que me puse a bailar y entendí lo que era el hip hop, me voló el cerebro. Adapté todo lo que escribía a esas métricas freestyle.

–          El hip-hop era algo desconocido hasta ese momento ¿De qué palo venías?

–          En el skateboarding en ese momento había de todo, mucho hardcore, rock, punk. Porque antes, hablándote de 15 años atrás, en las entonces llamadas tribus urbanas era todo un quilombo. En una ranchada de 20 personas había uno punk, uno hardcore. Mismo las fiestas, si vos ibas a una fiesta por lo menos en La Plata, que es una ciudad metropolitana a pleno, que tiene un montón de gente de todas las provincias porque tiene un montón de facultades, entonces es como un pueblo artístico de la puta madre. Todo lo que se hacía era jam, tocaba una banda reggae, después un punk podrido y atrás un hardcore, estaba bueno porque vos ibas y no sabías con qué te ibas a encontrar.

Ayer hablaba con DJ-Perro. Es uno de los primeros exponentes del primer grupo de rap platense que se llamaba La familia. Él me decía que era loco, como se estaba dando todo, pensar que no existía ni siquiera el internet, entonces vos veías a un chabón con una viserita, unos pantalones medio anchos y lo seguías un poquito para preguntarle “che loco, disculpa, que escuchas vos?” y así pegabas, conecta. Se pasaban cassettes y esas cosas había que buscarlo, antes era bucearlo, era moverte. Era salir a la plata agarrar el tren y bajarte en Vera, en donde sea, era ir y ranchar.

La primera vez que lo conocí al Núcleo nos enteramos que había una crew en Temperley, La bastajerga, fuimos por casi una cuestión política tribal. Era bueno “a ver, nos gusta lo que hacen ustedes, sabemos que les gusta lo que hacemos. Juntémonos pero ustedes tienen que venir”. Y es que era así, de una punta a la otra, era conectar donde se pueda.

Lo divertido era eso, que fuera de joda estaba ese factor solidario digamos de una estirpe propia de lo que después iban a ser las raíces del rap, porque en realidad uno lo hacía por pasión pura. Había gente, como hoy en día que se gasta lo que no tiene en guita para hacer que esto crezca, pero estoy hablando de la familia del hip hop, del movimiento. Más allá de lo que ahora está de por medio, companias… gente poniendo guita para hacer un negocio.

Estamos hablando explícitamente de la cultura y con la idiosincrasia de donde venía el hip hop en ese momento, era sacar a los pibes del barrio para que se enteren que pueden hacer otra cosa más que drogarse y tirar tiros. Ahora lo dieron vuelta lamentablemente, antes era un acto reivindicativo de los barrios para consigo mismos, demostrarse que se podía ser mejor persona. Como todo lo que agarra este sistema de mierda lo digiere y lo caga… el sorete de hoy es lo contrario, la reivindicación de la violencia y la delincuencia, como si no hubiese un montón de eso ya en la calle.  

–          En cuanto a las raíces del hip-hop ¿Cómo sentís que la situación del país tanto social, como económica influye en nosotres como comunicadores de la protesta?

–          Y… de lleno. A mí me da como para escribir libros, en términos de lo que es creación estoy más que agradecido y lo digo con ironía. Lo cierto es que esta todo como el ojete, yo trato de hacer una mirada geopolítica de la situación porque entiendo que el mundo está así porque está pariendo una nueva Era que depende también de una cuestión de ruptura generacional. No solo en lo musical sino en todos los ámbitos de la sociedad, estamos hablando de principalmente, de lo que mueve al mundo, tristemente es el dinero.

El circuito financiero internacional se está partiendo en dos, por un lado una nueva generación que viene con la cabeza metida en redes, en hacer guita de timba con una excelencia que era impensada. Se están llevando puesta a la vieja, que eran las coronas británicas, los protobancos que hicieron toda la colonización monetaria en Latinoamérica, entonces esa fractura de los circuitos de poder más recalcitrantes repercute para abajo.  También está la innegable lucha entre Estados Unidos, como un imperio en decadencia, y los chinos que se vienen llevando puesto todo, no era de suponer otra cosa porque estamos hablando de tipos que tienen 4.000 años de historia antes de que nosotros empecemos a contar el tiempo.

Entonces en ese sentido trato de seguir fiel a esas raíces, el hecho de que un rapero es un comunicador social como cualquier otra persona con micrófono,tiene que poder trasladar un mensaje, una idiosincrasia, una perspectiva de la vida. Soy un convencido de que lo personal es político, es una frase que hoy por hoy esta trillada pero que está bueno que este trillada porque es así. Yo lo entiendo en esa clave porque a mí me llevo puesto en esa clave también. Yo tenía 14 años andando en skate y lo que a mí me dio el rap no me lo dio mi viejo, ni mi familia, ni nadie, o sea es como un hermano mayor que me salvo, posta.

Si vos realmente tenes ganas, hambre de conocimiento, que un rapero te nombre cuatro o cinco cosas, te da la pauta más o menos y eso es lo que trato de hacer yo en mis letras más o menos. Escribir para el que tiene ganas de escuchar, el que no tiene ganas de escuchar, bueno, que siga la flecha. Pero el que va a escuchar, bueno, que escuche. Incluso es una habilidad, porque también veo en las nuevas generaciones criaturas que se crían ya en con una sobredosis de información, la cual de alguna manera genera un quiebre jodido en la capacidad de discernir.

– ¿Qué consejo le darías a los pibes y pibas que están soñando o tratando de vivir del hip-hop o trap?

– Les daría miles de consejos, el primero: Lo que no hay en la música en general es una fórmula mágica para nadie. A Duki le puede estar yendo bien, pero si vos te haces el mismo flequillo, no sos Duki, vos estás haciendo lo tuyo. Así con Fianru o con cualquier exponente, no es una cuestión individual sino una cuestión de que para que te vaya bien son un montón de factores. Entonces lo que primero tenes que hacer es confiar en tu producto, lo que vos haces, en términos de producto, no de industria.

En términos de transmitir, si vos realmente querés que vuelva, te lo digo yo que hace 15 años estoy en escenarios de todos lados, es esto: Poder tener una charla con la gente, trasmitir algo, que les quede un mensaje que por lo menos los haga cajetear, un quiebre porque en realidad nunca se sabe a quienes tenes en frente. Podes estar hablándole a alguien que le chupa un huevo, pero también podes estar influyendo en un chabón que algún día va a cambiar el mundo o así mismo.

Lo que uno tiene que tratar de tener, cuando no se tienen recursos, que es casi todo el tiempo son ideas claras, conceptos renovadores o por lo menos, originales que necesariamente te hagan tener un producto lindo, potable, artístico y no con cincuenta mil dólares. Hay cosas que son originales y las grabas con la cámara del celular, pero decís: “¿Cómo se le ocurrió esto?” Eso hay que lograr, cuanto más barato lo hagas y sea original ahí estas por el buen camino.


Deja un comentario