24993378_1953092014947731_2739021379844410964_n

Con un oído en el evangelio y otro en el pueblo

Chamical

“Tuve un infarto. El día 24 de agosto estaba la jueza de los tribunales sentada adelante y la viuda de uno de los represores de la base aérea de Chamical. A nosotros nos habían cortado la misa radial y yo sentí, cuando tuve la oración al final, un dolor en el pecho “, relata el Padre Domingo Alberto Rain –que prefiere ser llamado sencillamente “Fray Mingo”-, rodeado deretratos del Padre Mugica, Monseñor Angelelli, Carlos Murias y el Papa Francisco, en la Parroquia Inmaculada Concepción, a una cuadra de la estación de José León Suárez.

 

_MG_0590_MG_0590

El episodio que relata se remonta al año 1999, luego de que fuera encontrado el cuerpo de Rita Narbona de Neira, la catequista de 24 años asesinada en Chamical, La Rioja. La joven desapareció el 19 de diciembre de 1998 en circunstancias nunca esclarecidas y que dirigían claramente las sospechas a los sectores de poder de la provincia –funcionarios del gobierno provincial y de la Universidad Nacional de La Rioja-. En este contexto, la pastoral local de la que formaba parte el Padre Domingo Rain, contuvo a la a la familia de Narbona y la respaldó en el reclamo por justicia.

“Implicaba este estrés, este desafío de vivir una pastoral que, por supuesto que nos apasionaba, pero tenía su costo porque vivíamos situaciones de vulnerabilidad en un país donde la justica realmente no llegaba. Hoy la justicia sigue siendo una de las grandes deudas”, el Padre Mingo habla con la firmeza serena que le otorgan sus 28 años de experiencia como cura villero. Desde 2015 es párroco de la zona de Villa Lanzone y trabaja en articulación con el Padre Pepe Di Paola, también del grupo de Curas por la Opción de los Pobres. Ambos pertenecen, al igual que el Papa, a la Orden Franciscana.

_MG_0521_MG_0521

La experiencia de siete años de trabajo en la zona de Chamical –del 2000 al 2007- reforzó en Mingo la vocación de vivir al servicio de los más pobres: “En aquellos tiempos, más difíciles todavía, vivimos una pasión de lo que significaba el trabajo de lo que había sembrado Monseñor Angelelli, que fue obispo de La Rioja de 1969 hasta 1976, año en que lo mataron.”
Entre muchas otras cosas, Angelelli impulsó la organización de trabajadores rurales de La Rioja en cooperativas. La tarea de acompañamiento a los más vulnerables que Angelelli llevó a cabo junto a otros sacerdotes como Carlos Murias y el laico Wensceslao Pedernera, fue considerada subversiva por la dictadura, que los persiguió y asesinó en un lapso de menos de dos meses.

 

_MG_0501_MG_0501

 

Francisco y las tres T
Fray Mingo conoció a Jorge Bergoglio en Villa Soldati. La cercanía y la accesibilidad del por entonces Cardenal le dieron una primera impresión que re-confirmaría en años posteriores: “Él ya tenía la cercanía de ser pastor y ahora más lo reafirma desde su situación de Papa. Lo que me ha gustado son estas tres T que él marca como claves en su misión: Tierra, Techo y Trabajo, que son los pilares y los ejes de una línea pastoral y de evangelización en la Iglesia.” Esa línea de la que habla el Padre Mingo es la de la Teología de la Liberación, una corriente dentro de la Iglesia católica -principalmente desarrollada en Latinoamérica- que interpreta el Evangelio de manera histórica como la exigencia de la opción por los pobres.
“Tiene una predilección por los vulnerables, cuando va y se acerca a los presos, a los enfermos a las personas con discapacidad, pueblos originarios. Después lo quieren asociar con determinadas ideologías porque evidentemente no hay una suficiente madurez, tampoco en la Argentina”, reflexiona.
Por otra parte, el acercamiento y los guiños del Papa a los movimientos sociales marcan una ruptura con la línea pastoral de sus antecesores: “Ha tenido agallas para responder en un contexto que no es fácil, en una Iglesia que todavía tiene que cambiar mucho sus paradigmas, su modalidad, su estructura, para ser una Iglesia –como él dice- más familiar, más comunitaria, más samaritana, más servicial. Tenemos que dar testimonio, y yo creo que el pueblo de Dios necesita pastores que tengamos como dice él, ‘olor a oveja’”.

 

_MG_0504_MG_0504

 

El Evangelio y el pueblo
“Hay que tener un oído puesto en el Evangelio y otro oído puesto en el pueblo”. Con esa cita del Padre Angelelli, Fray Mingo sintetiza el punto que él considera clave en la relación entre el Papa y los sacerdotes que llevaron a la práctica la Teología de la Liberación en la Argentina: “Yo creo que el Papa Francisco en sus actitudes, en su pastoral, en su compromiso, tiene un oído puesto en el Evangelio porque escucha su palabra y también escucha al pueblo. Y de alguna manera vive otro tipo de martirio, porque Angelelli vivió un martirio concreto, porque fue sacrificado. A él tal vez le toque vivir otro martirio, no es fácil cuando tiene que cambiar la cúpula de la Iglesia, de curas que están muy enraizados, o tomar decisiones estratégicas en la organización que implican cambios muy grandes.”

 

Los proyectos en José León Suárez

Durante los últimos años la Parroquia Inmaculada Concepción ha funcionado como sede de encuentros de movimientos sociales, organizaciones de mujeres y actividades comunitarias variadas. En los proyectos que el Padre Mingo menciona para el 2018, el primero es mantener esa relación dinámica y recíproca con los actores sociales locales, tales como el Movimiento Padre Mugica, la Mesa Reconquista, la CTEP y Radio Raíces.
Otro de los objetivos que la parroquia se plantea para este año es continuar y ampliar el Proyecto de mejoramiento habitacional. Desde hace dos años la parroquia facilita microcréditos sin intereses a familias con poco o nulo acceso a créditos bancarios para que puedan refaccionar sus viviendas. Una vez firmado el contrato, la mano de obra se organiza entre los vecinos del barrio.

En cuanto se le pregunta por la problemática más visible y urgente del momento, Mingo no vacila: “La problemática más fuerte es la violencia de género. De ahí para abajo. Tenemos situaciones realmente muy complejas que requieren de un acercamiento. Se procura dar una orientación pero si es capaz de perder el miedo, porque si tiene miedo no va a poder acceder. Tratamos de ayudar a superar el miedo, el camino legal y a tomar distancia, porque si no es una muerte segura.”

Respecto del acompañamiento de la comunidad, el Padre Mingo menciona que la pastoral planea sostener la Consultoría familiar, que consta de una red de contención conformada por familias que se prestan voluntariamente a atender a personas en crisis: “Un grupito de familias toma la posta para acompañar a otras. Y esa familia no es de seres extraordinarios que no tienen problemas, tienen los mismos problemas. Entonces qué mejor que aquel que ha pasado un sufrimiento para acompañar a otro que esta pasando lo mismo.”

 

_MG_9275_MG_9275

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *