La primera trans extranjera en cambiar su DNI vive en San Martín

txt y foto: Facundo Nívolo.

Fiorella viajó desde su Paraguay natal hasta San Martín para poder hacer la rectificación de género en su DNI. Es la primera extranjera trans en recurrir a la Ley de Identidad de Género argentina.  

“Cuando crucé a Argentina fue lo primero que quise: cambiar mi documento de identidad. Pensé que nunca me lo iban a dar por que en mi país no tenemos esta ley.” Fiorella vive en San Martín, sobre la calle Suipacha, casi Matheu. Vino a Argentina allá por 2012, meses después de que se sancionara la Ley de Identidad de Género, número 26.743.

Entre idas y vueltas, cumpliendo el requisito de vivir dos años en el país, Fiorella inició el trámite apoyada por la militancia de la comunidad LGBT tanto de Argentina como de Paraguay: El Movimiento Evita de San Martín, ATTTA (Asoc. travesti, transexual y transgénero de Argentina) y Panambí (Asociación travesti y trans de Paraguay).

La primera vez que Fiorella fue al consulado tuvo que presentar la carta con la que le autorizarían el cambio de género. Al contrario de lo que ella esperaba, en tan solo media hora tuvo en sus manos el permiso, que firmó con rapidez por el miedo a que algo o alguien interrumpiera ese momento clave. “Sos la primera a la que le entregamos este permiso. Ya han venido otras chicas de Paraguay pero nunca se había podido lograr. Pero como se reclamó mucho por sus derechos nosotros pudimos acceder a dar el documento.”, le explicó la empleada administrativa.

El siguiente paso fue dirigirse a Migraciones, donde tuvo que esperar por la asistencia de un miembro de la comunidad LGBT que trabajaba allí, y que fue el que pudo orientarla y brindarle la información necesaria para que pudiera continuar su trámite. Pasados dos meses los papeles llegaron pero uno de los dígitos de su número de documento paraguayo estaba mal, por lo que la espera se extendió aún más.

Fiorella recuerda con exactitud el momento en el que recibió el mensaje de texto que le confirmaba que por fin tenía su DNI nuevo: “Fue un viernes, en los primeros días de Junio del 2014. Yo estaba en el consultorio, en la ventanilla de la farmacia esperando que me atendieran (…). Ahí ya le dije a todas las chicas, y el lunes me tomé el día y me quedé a esperar al cartero.”

Como no sabía a qué hora pasaba el cartero, Fiorella madrugó, preparó un mate y se sentó en la puerta a esperar: “Habré esperado desde las siete hasta las once. Y dije, ‘si once y media no viene, no viene más.’” Como si la hubiera oído, el cartero llegó a su casa a las once y media, con el sobre en la mano: “Cuando lo abrí no lo podía creer. Tenía en mis manos el documento. Lo miraba y no lo podía creer, me cuesta hasta ahora.”

La posibilidad de acceder a su identidad femenina es una posibilidad que Fiorella creía un imposible, pero que sabe que se conquistó como derecho gracias a la lucha del colectivo LGBT: “Eso es a través también de muchas compañeras que militaron, que fueron activistas y lograron conquistar esta ley para que no solamente las personas de acá, sino todas, incluso extranjeras puedan acceder a su identidad dentro del país.”

Por otra parte, señala que a la sanción de la Ley de Identidad de Género debe acompañarla una concientización sobre la apropiación de derechos por parte del colectivo: “Otras compañeras no se animan a iniciar el trámite. A veces es un proceso muy incómodo. Hay pantallas enormes con tu foto, tu nombre de varón, el número de turno.”

Esa exposición que sufren durante la gestión del trámite es otro factor que también pesa sobre la decisión de las personas trans de pedir el cambio de género en su documento. No es raro por ejemplo que sean llamados en los altoparlantes por su nombre de varón. Fiorella explica que es una situación de mucha impotencia porque cualquier discusión atrasa el proceso y prolonga esa situación de malestar.

De todos modos no todas las experiencias son negativas ya que también hay gente con la disposición de facilitar el proceso. Fiorella tuvo la suerte de encontrarse también con ellos y hoy su identidad femenina es una realidad: “Cuando tuve el DNI en mis manos, en realidad en ese momento yo sentí como que toda mi vida la viví acá. Como que de lo poco y mucho que hice en este tiempo, para mi fue un premio, un regalo.”

Panambí en guaraní, significa “mariposa”. La ley de Identidad de Género es la número 26.743.

 

01

2 comentarios en “La primera trans extranjera en cambiar su DNI vive en San Martín

  1. Pero como es la primera extranjera trans en cambiar el nombre en el documento si se lo cambio en el 2014 y la ley salió en el 2012 y yo hize mi cambio como extranjera en octubre del 2012……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *